Diagrama de temas

  • General

    • Guia rápido sobre el dinero móvil y los delitos financieros

      Andrew Dornbierer, Asset Recovery Specialist, Basel Institute on Governance

      También disponible en: EnglishFrançaisPortuguês

      La cantidad de dinero que circula a través de los sistemas de pago por teléfono celular como M-Pesa, MTN Mobile Money y Orange Money ha aumentado considerablemente, en parte debido al confinamiento causado por la COVID-19. 

      ¿Deberíamos preocuparnos de que el dinero móvil sea usado para cometer delitos financieros? Muchos piensan que las cantidades de dinero móvil son muy pequeñas para tener importancia alguna; mientras que otros afirman que estos sistemas están expuestos al abuso por parte del crimen organizado, o se pueden utilizar para el comercio ilegal de divisas.

      Estas son algunas formas en que se podría abusar de los sistemas de dinero móvil con fines de corrupción o lavado de activos. Con base en nuestras experiencias prácticas en el África subsahariana, describimos cómo los funcionarios de aplicación de la ley pueden aprovechar este método de pago ampliamente difundido para detectar esquemas de corrupción y lavado de activos, y presentar pruebas al respecto en los tribunales. 

      El qué, cómo y por qué de los pagos móviles

      Los sistemas de dinero móvil han reemplazado el dinero en efectivo y las cuentas bancarias para muchas personas y negocios en países con escasa penetración de instituciones bancarias, especialmente en África y Asia. 

      En lugar de pagar con dinero en efectivo en las tiendas, puestos de mercado y restaurantes, los clientes simplemente pueden transferir dinero desde su teléfono celular. Esto quiere decir que no hace falta preocuparse de llevar consigo grandes cantidades de dinero en efectivo ni de que se lo roben. También es posible prestar y transferir dinero instantáneamente desde el teléfono, lo que es útil para los trabajadores de la ciudad que les envían dinero a sus familias en aldeas alejadas. 

      A medida que las grandes empresas han adoptado este método, cada vez más personas pagan sus servicios de energía eléctrica, agua y suscripción de televisión a través del teléfono celular. Incluso algunas empresas han comenzado a pagar los salarios a través de estas plataformas. Además, las posibilidades de realizar pagos por teléfono celular son cada vez mayores. La mayoría de los operadores ofrecen servicios adicionales como retiro de dinero en efectivo, transferencias a cuentas bancarias y transferencias internacionales.

      ¿Por qué los pagos por teléfono celular son tan populares en el África subsahariana?

      Se estima que más del 60% de los USD 690 mil millones en transacciones monetarias a través de teléfono celular que se realizaron en todo el mundo en el 2019 ocurrieron en el África subsahariana. Esto se debe en parte a que esta es una región con una amplia economía informal y poca penetración de productos financieros formales, por lo cual no hay mayores obstáculos para abrir una cuenta de dinero móvil. 

      Por lo general, los bancos o empresas de telecomunicaciones ofrecen distintos modelos de sistemas de pago por teléfono celular. En el caso de los sistemas básicos de telecomunicaciones, lo único que el usuario necesita es una tarjeta SIM, un teléfono celular y una cuenta con el operador. Enviar dinero es tan sencillo como introducir un número telefónico y la cantidad por transferir. El operador cobra una pequeña tarifa por cada transacción.

      La facilidad y velocidad de este método hace que estos sistemas sean perfectos para realizar micropagos y para los dueños de establecimientos comerciales pequeños. Este método de pago ha hecho posible que millones de personas que no tienen cuentas bancarias puedan acceder al mercado financiero por primera vez.

      Dinero en efectivo rastreable y panorama del estilo de vida 

      En los países donde se usa ampliamente el sistema de pagos por teléfono celular, los investigadores financieros tienen una amplia fuente de información a su disposición. Los registros de los operadores permiten rastrear todas las transacciones relacionadas con un número telefónico celular, tales como envío, recepción, abono o retiro de dinero de una cuenta. A su vez, los teléfonos celulares están vinculados a las personas o empresas que registraron la cuenta, aunque se podría tratar de nombres falsos o empresas ficticias. 

      Los investigadores pueden examinar estos registros para tener una idea del estilo de vida de una persona. ¿En dónde hacen sus compras? ¿A dónde van a comer? ¿Cuánto dinero gastan? ¿En qué clase de tiendas lo gastan? ¿Pagan el plan de televisión por cable más costoso? ¿Pagan los costos de más de una propiedad?

      Esta información puede proporcionar evidencia indirecta de corrupción si se detectan discrepancias entre la calidad de vida de una persona y sus ingresos declarados. También se puede usar como evidencia directa en los casos de activos de procedencia inexplicable, también conocidos como enriquecimiento ilícito

      Cómo descubrir nuevas pistas

      Además de presentar un panorama de la calidad de vida del sospechoso, los registros de los pagos por teléfono celular pueden proporcionarles a los investigadores nuevas pistas que les ayuden a descubrir activos ocultos. Si el sospechoso paga una factura de televisión por cable, el investigador puede obtener la dirección vinculada con la cuenta del operador de cable. Quizá pague más de una factura de televisión por cable o energía eléctrica. ¿Cuántas propiedades tiene, incluso si no están a su nombre? 

      Estos registros también permiten revelar las redes de personas que posiblemente estén involucradas en esquemas menores de corrupción al mostrar una perspectiva de cómo se sobornó a estas personas o la forma como se distribuyó el producto del delito. 

      Riesgos de delitos financieros

      Se puede hacer uso indebido de los sistemas de dinero móvil para lavar activos de forma parecida a las cuentas bancarias. Una persona puede crear varias cuentas de forma fácil y rápida, a su nombre o nombres falsos, y transferir dinero entre esas cuentas para despistar a los investigadores. También puede retirar dinero en efectivo y abonarlo a una cuenta distinta. Asimismo, existen plataformas que permiten que los usuarios conviertan el dinero móvil en criptomoneda y viceversa, como BitPesa en Kenia. Si se repiten estos sencillos pasos muchas veces, se puede obtener una cadena enrevesada de dinero.

      Otro truco es crear un negocio que acepte pagos por teléfono celular y de esta forma facilitar que los clientes falsos le paguen dinero a ese negocio falso. Este mecanismo no es nuevo, pero el uso del dinero móvil lo simplifica y reduce el riesgo de ser descubiertos.

      Los sospechosos involucrados en delitos y esquemas de corrupción más graves suelen llevar esa cadena al exterior al realizar transferencias monetarias internacionales. De ese modo, los investigadores enfrentan los mismos desafíos relacionados con la cooperación internacional para obtener información de estas transacciones financieras que en cualquier otra investigación internacional. 

      Pasar desapercibido

      Por lo general, los sistemas de pago por teléfono celular limitan la cantidad de dinero que se puede transferir en una transacción o un día a unos cientos de dólares. Muchos también limitan la cantidad de dinero que se puede mantener en una cuenta. Gracias a esto, es poco probable que un pago o una cuenta de teléfono celular active un reporte de operaciones sospechosas dirigido a la unidad de inteligencia financiera, incluso si el operador del pago por teléfono celular está incluido como entidad informante en la legislación de ese país.

      Es fácil que los delincuentes eviten los controles de debida diligencia de “conozca a su cliente” (KYC) al comprar varias tarjetas SIM usando documentos de identidad falsos o fotocopiados, o cometiendo robo de identidad. También es posible acceder al mercado negro de tarjetas SIM. Por ejemplo, en el 2019, las autoridades de Kenia incautaron más de 40 000 tarjetas SIM y varios teléfonos celulares al allanar dos apartamentos. 

      Con varias tarjetas SIM y cuentas de pago por teléfono celular, es más fácil transferir grandes cantidades de dinero en pequeños pagos separados. Por ejemplo, en el 2013, en un caso de fraude monetario por teléfono celular que involucró a MTN Uganda, se sustrajo una cantidad de USD 850 000 en siete transacciones más pequeñas que se transfirieron a 138 cuentas de usuarios antes de ser retirados en efectivo o tokens (consulte la decisión del tribunal en inglés: Uganda vs Sserunkuma & 8 Ors). Dos años antes, en el caso de Uganda vs Ssentongo, los empleados de la misma empresa robaron cerca de USD 2400 millones en un período de seis meses al aprovecharse de las debilidades en los procesos de KYC y los sistemas de tecnologías de la información.

      Los grupos de crimen organizado transnacional son conocidos por usar  sofisticadas redes de cuentas para transferir rápidamente los pagos y el producto de los delitos entre fronteras realizando varias transacciones pequeñas.

      Investigación financiera como herramienta de contrataque

      A pesar del predominio de las plataformas de dinero móvil y la posibilidad de que se pueda hacer mal uso de las mismas con fines de corrupción y lavado de activos, muchas agencias de investigación financiera no las incluyen sistemáticamente en sus protocolos de investigación, pero deberían.

      Los registros de pagos por teléfono celular permiten revelar una gran cantidad de información sobre el estilo de vida, ingresos, activos y redes de un sospechoso. Estos registros deberían ser aceptados sin condiciones adicionales a cualquier otro tipo de evidencia financiera.

      Además, un enfoque definido y más sistemático en los pagos por teléfono celular (combinado con los nuevos productos y servicios de pago como los servicios de pago por Internet y las criptomonedas) ayudará a que los países sean más resilientes frente a casos de lavado de activos y financiación del terrorismo. Para obtener más información, consulte la directriz del Grupo de Acción Financiera (GAFI) incluida en las Directrices para el enfoque basado en riesgos de tarjetas prepagadas, pagos por teléfono celular y servicios de pago por Internet del 2013 (en inglés), y las Medidas para la inclusión financiera y la lucha contra el lavado de activos y la financiación del terrorismo del 2017 (también en inglés).

      La exploración sistemática de los registros de pagos por teléfono celular es una de las buenas prácticas que los expertos del International Centre for Asset Recovery buscan introducir en los procesos estándar de investigación financiera ejecutados en nuestras agencias aliadas en los países donde esta es una vía importante de investigación. 

      Descarregue este guia rápido em formato PDF.